Noticias


El ROE de las aseguradoras españolas casi dobla al de los bancos

Las aseguradoras seguros mostraron durante el periodo de crisis un mucho mejor desempeño que la banca, reduciendo muy significativamente su brecha en las principales magnitudes: tamaño, solvencia y rentabilidad.
Redacción
12 de Junio de 2018, 08:30CEST

Lejos de invertirse, esta tendencia se ha seguido manteniendo a lo largo de los últimos cuatro años de robusto crecimiento que encadena la economía española. Según las últimas estimaciones de AFI, aunque a un ritmo más suave, la actividad de seguros española continúa ganando terreno a la bancaria. Entre los datos que sustentan estas afirmaciones están:

Los activos que manejan los bancos que operan en España ya sólo son ocho veces los que integran el agregado de los balances individuales de las compañías de seguros (fueron hasta trece veces hace diez años). Los fondos propios sólo lo son cinco veces (antes siete) y el empleo directo lo es cuatro veces (cuando antes se acercaba a seis).

Según el Instituto, el análisis del resultado neto es aún más expresiva, por cuanto que los algo más de 4.500 millones de euros de excedente que define el sector seguros por sus negocios en España contrasta con los casi 4.000 millones de pérdidas de la banca para este mismo ámbito. Depurando la cifras del extraordinario efecto negativo de las pérdidas de Banco Popular, el excedente de la banca (en velocidad actual de crucero) sería de unos 12.500 millones, lo que no llega a ser tres veces el excedente del sector seguros. En el periodo de análisis 2007-17, originalmente se situaba en unas cinco veces.

ROE

A pesar de la reciente mejora de la la rentabilidad de la banca por su negocio doméstico, actualmente en torno al 5,9%, todavía está lejos de superar siquiera su coste de capital. Y más aún de alcanzar la referencia del 11% en torno a la que se sitúa en 2017 la rentabilidad media de las entidades individuales de seguros que operan en España según nuestras estimaciones. No obstante, AFI espera una mayor convergencia a medio plazo.

Tamaño de balance

Un año más, en 2017, el balance agregado de las compañias de seguros mantiene su senda ascendente y alcanza ya un crecimiento del 41% frente al año 2007, el previo a la crisis. Por otra parte, aunque la caída del balance agregado de los bancos se frena por primera vez en los últimos años, su tamaño sigue siendo a día de hoy un 10% inferior al de hace una década (un 25% inferior frente a su máximo de 2012). En consecuencia se ha producido una compresión significativa de la brecha original de tamaño existente entre ambos sectores. Los activos de las entidades bancarias con negocio en España serían ahora, en 2017, unas ocho veces los de las compañías de seguros.

Fondos propios

Esta compresión de la brecha original se produce también en el volumen de fondos propios de ambos sectores. Bien es cierto que aquí es consecuencia de un proceso algo diferente. Ambos sectores, mucho más seguros, han aumentado significativamente (85% frente a un 40%). Aunque en los dos casos ha estado propiciado por el endurecimiento de los requisitos de capital durante la reciente crisis, en seguros el aumento de fondos propios se ha sustanciado a partir de la obtención de resultados robustos. En cambio, en el caso de la banca se ha producido vía fuertes inyecciones de capital, tanto privado como fundamentalmente público. Los fondos propios de la banca en 2017 escalan unas cinco veces los de las compañías de seguro.

Resultados netos

Lo reseñable en este caso es la gran estabilidad de dicha rúbrica en el negocio de seguros (por encima de los 4.000 millones de euros en media), tanto más si se tiene en cuenta que la abultada cifra del 2007, el punto de partida, fue anómala. En la banca, el fuerte deterioro y la volatilidad de los resultados durante este periodo es el fenómeno destacable De hecho, el comportamiento de 2016 y 2017 que se muestra está depurado del impacto de las pérdidas de Banco Popular para disponer en el periodo reciente de cifras actuales “en velocidad de crucero”. Sin esta corrección, los resultados de la banca realmente arrojarían de nuevo pérdidas por un importe cercano a 4.000 millones de euros este último año (agregado de estados individuales como “representativos” del negocio en España), pérdidas que también arroja el acumulado de los últimos diez años. Considerando la actual “velocidad de crucero” la banca estaría generando ahora un excedente que no llega a ser tres veces los del negocio de seguros.

Rentabilidad

Como combinación del comportamiento de los resultados y los fondos propios, el ROE ha mostrado en los dos casos un perfil inequívocamente decreciente y, en el caso de la banca, muy volátil. No obstante, siempre ha sido sustancialmente superior en el negocio de seguros, que además ha mantenido durante todo el periodo (con la excepción puntual de 2015) la referencia de los dos dígitos. En 2017, incluso depurando las pérdidas de Banco Popular de los resultados agregados de la banca, ésta estaría generando un ROE (por sus negocios en España) que no llegaría al 6%, prácticamente la mitad de la rentabilidad del 11% según nuestras estimaciones que actualmente ofrecen en media las compañías de seguros.

Empleados

La tendencia descendente del empleo directo en ambos sectores, que por otra parte se mantiene en la actualidad, es evidente. En todo caso es mucho mas acusada en banca (caída del 31% en el periodo) frente al suave descenso que muestra seguros (caída algo superior al 6%). El saldo actual es un sector bancario con un número de empleados poco más de cuatro veces superior al de seguros.

Conclusiones

Para AFI, “del comportamiento reseñado de ambos sectores es fácil inferir el acercamiento que se ha producido entre ellos tras la contracción de la banca y el crecimiento sostenido del negocio de seguros”. Se han producido las siguientes variaciones comparando las cifras de 2007 con las de 2016:

  1. En términos de tamaño del balance agregado se ha pasado de una ratio de trece veces a una de ocho,
  2. En términos de fondos propios lo ha hecho de siete a cinco,
  3. En términos de resultado neto, la ratio relativa se ha contraído desde unas cinco veces al inicio del periodo a menos de tres el pasado ejercicio (siempre que depuremos las pérdidas del Banco Popular en el sector bancario),
  4. En términos de empleo directo, la ratio relativa lo ha hecho desde unas cinco veces y media a poco más de cuatro.
 
 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *